¿Mala suerte, buena suerte? por Vero Mariani

¿Ya les conté que soy hija de un Pequeño Pony y de un arcoíris con olorcito a frutilla?

¿Mala suerte, buena suerte? por Vero Mariani

¡Hola a todas! ¿Cómo están? Prefiero seguir usando el clásico ¿cómo están? que decir ¿cómo la están llevando?, que suena cada vez más en estos tiempos. Prefiero dejar la pregunta súper abierta, sin condicionamiento, ¡y menos negativos! ¿Ya les conté que soy hija de un Pequeño Pony y de un arcoíris con olorcito a frutilla?  Sí, soy quizás demasiado de la generación de los 80s, afecta al Síndrome de Peter Pan y otras yerbas, pero también creo que me atraviesa una actitud de vida ante todo esperanzada. Y para poder explicarla un poco mejor, déjenme que les cuente sobre una fábula que leí pegada sobre una cartulina amarilla en la entrada de mi secundaria, allá por 1997 o 1998.

La historia comenzaba con un jovencito que, por correr por las praderas, se tropezó con algo y se rompió una pierna. Estaba apenado por su pata enyesada, pero a los dos días  el ejército convocó a los jóvenes de ese pueblo a enlistarse para ir a la guerra, así que él se salvó de tener que ir a pelear y posiblemente morir. El párrafo terminaba diciendo ¿mala suerte, buena suerte? La fábula seguía con más ejemplos de mala suerte – buena suerte, que se desprendida de hechos fortuitos interconectados.

Creo que haber leído esa fábula fue clave para mí: fue entender (lo al menos querer creer) que todo pasa por algo, y de todo podemos sacar algo bueno, algo superador. El COVID-19, la pandemia y la cuarentena son catástrofes: eso está más que claro para mí. La salud está puesta en jaque, el sistema sanitario mundial está sobrepasado o en peligro de colapsar, y muchísimos trabajadores están congelados, sin poder dedicarse a lo suyo, sin ingresos, sin ahorros.  Es tremendo lo que está pasando, pero es una gran oportunidad para reinventarnos, o en mi caso, reconectarme con lo que soy, lo que quiero, lo que vengo a dar a este mundo.

El mundo se tuvo que frenar para que yo me quedara en casa y afrontara todos aquellos temas postergados “para cuando tenga tiempo”. Eso no existe, ¡nunca vamos a tener tiempo! O mejor dicho: el tiempo está, solo que elegimos usarlo de otra manera. Y ahí fue mi primera gran victoria de esta cuarentena: PARAR, volver intuitivamente a mis raíces y elegir mejor cómo uso mi tiempo.

 

No hay tiendas abiertas para conocer, no hay diseñadores con showrooms y talleres disponibles para visitar, no hay cafecitos para sentarse a charlar, no hay posibilidad de viajar a caminar barrios más allá de mis 5 cuadras a la redonda. Pero hay tiempo para ver cómo los emprendedores se están reinventando, cómo se están acomodando a estos nuevos tiempos, formas de vida y consumo, y cómo las personas detrás de sueños y proyectos se está uniendo para salir adelante de todo esto. Y yo tengo el privilegio de poder verlo, ¡y más! Tengo el compromiso de compartir, difundir todo esto que está pasando: es mi misión de vida darle luz a estos logros, a estos esfuerzos personales y compartidos, a esta belleza que insiste en ganarle a la realidad. No me quedo en casa quejándome por no salir: salgo a través de las redes y vuelvo llena de energía, optimismo y esperanza.

¿A qué voy con todo esto? A que busquen su propio “mala suerte – buena suerte”. Sé que no es fácil salir del ¿por qué esto me pasa a mí?, pero se hace un poquito más amable cuando la pregunta se transforma en ¿qué puedo hacer yo con todo esto? ¿Qué tengo de bueno para aportarle al mundo? ¿Cómo puedo evolucionar mi profesión / oficio en algo que la gente necesite AHORA? ¿Cómo voy a hacer yo para que el mundo sea un lugar mejor? ¿A quién puedo ayudar, con quién me puedo potenciar para también potenciar al otro, y ayudar a más gente?

Les dejo esas preguntas con la esperanza que les sirvan, que pongan luz en este momento de tanta incertidumbre y oscuridad. Y quiero dejar un sentido y profundo agradecimiento a Mecha de Granada por ayudarme a afianzar mi forma de mirar la vida, con esta energía :)

Espero que estén todas muy bien, y que cada día que pase, estén mejor :) Gracias por su atención y gracias Mariquel y Vale por este espacio, que adoro :)

Vero Mariani
http://www.almasinger.com/
https://instagram.com/veromarianipics/

 

What's Your Reaction?

like
0
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0