NO HAY EDAD PARA EMPRENDER

La gran mayoría de las mujeres adultas se sienten jóvenes de espíritu y con energía suficiente como para volver a apasionarse detrás de nuevos proyectos

NO HAY EDAD PARA EMPRENDER

Vivir de manera saludable y llenos de estímulos es la característica de nuestro tiempo. La ciencia médica, los avances tecnológicos, el aumento de la riqueza, el rejuvenecimiento estético, los ejercicios físicos, la multiplicación de proyectos creativos y la posibilidad de emprender una actividad desde la casa han contribuido a una calidad de vida impensable hace décadas. Este combo de posibilidades ha logrado que las mujeres adultas mantengan una gran vitalidad y el ánimo encendido, convirtiendo en obsoletas la legislación y las pautas culturales que buscan jubilarlas después de los 50 o 60 años.

La gran mayoría de las mujeres adultas se sienten jóvenes de espíritu y con energía suficiente como para volver a apasionarse detrás de nuevos proyectos. Son cada vez más los que quieren aprovechar y disfrutar la prolongación de la vida sin prestar atención al calendario. Detrás de ese objetivo se reinventan y emprenden actividades para mantenerse activas, entusiastas, creativas y llenas de expectativas.

Para gran parte de las mujeres, ingresar a la quinta década no significa el final de un camino. Por el contrario, consideran que es el inicio de una nueva etapa para concretar pendientes, divertirse o iniciar actividades que generen nuevas satisfacciones. Valoran que la longevidad actual les ofrece la posibilidad de hacer replay, para volver a participar activamente en el juego de la vida.

Las mujeres +50 demuestran a diario que tienen una gran vitalidad, capacidad y sueños que desean materializar. A diferencia de sus abuelas,  que con los años perdían el entusiasmo juvenil y cancelaban sus proyectos, las mujeres están demostrando que están dispuestas a hacer replay a partir de los  50,  revitalizando sus energías, emprendiendo proyectos, enamorándose y trazándose metas superadoras. Se sienten con ganas de emprender nuevas actividades dado los cambios sociales y el protagonismo exitoso que la mujer está logrando en todos los ámbitos.  Las nuevas expectativas de vida y los cambios sociales las estimula a  no  resignarse a ser invisibles y meras espectadoras de lo que transcurre a su alrededor.

Cada vez son más las mujeres +50 que no se resignan a la pasividad ni quieren ser marginadas por un calendario arbitrario o por leyes  obsoletas que decretan su jubilación. La gran mayoría de las mujeres quieren mantenerse activas y emprender proyectos, revelándose  contra los estereotipos y limitaciones que les quieren imponer vetustos pensamientos machitas.

A diario crece el número de mujeres que, finalizado el primer ciclo de la vida deciden retomar con energía la segunda oportunidad que ofrece la prolongación del futuro. Son muchas las que no quieren transitar una vida aburrida, insulsa, invisible, rutinaria y sin ingresos. Son muchas las que están convencidas de que la edad ha dejado de ser una barrera que les impide cambiar, renovarse, apasionarse, amar y ser creativas. Tienen ante sí muchos ejemplos de mujeres que se renovaron, innovaron y crearon grandes éxitos después de los 50, 60 y 70 años. Verdaderas hacedoras de la vida, que no se detuvieron ni se jubilaron a partir de un arbitrario calendario.

No hay duda que el futuro no es sólo de los jóvenes. Las ideas y la creatividad no tienen edad. Sólo basta hacer un recorrido por nuestra historia reciente para ver cómo hombres y mujeres con muchos años calendario sobre sus espaldas innovaron y emprendieron con éxito. Cabe recordar que Mary Kay desarrolló su imperio de cosmética después de los 50. Lo mismo ocurrió con Gordon Bowker –fundador de Starbucks– y Charles Flint –creador, a los 61 años, de la empresa IBM–. Tampoco se pueden dejar de mencionar la vitalidad y energía demostrada por la actriz Jane Fonda a los 80, el músico Mike Jagger a los 75, la modelo Iris Apfel de 97 años o nuestra compatriota Mirtha Legrand, que sigue demostrando su vitalidad e ingenio. A diario se puede ver en las redes sociales o la televisión cómo las millennials mayores ocupan un espacio que antes tenían vedado por sus canas, arrugas y prejuicios.

En el mundo es cada vez mayor el porcentaje de mujeres + 50 decididas a seguir activas y emprender actividades por cuenta propia, con el propósito de ser independientes, desarrollar una vocación postergada, plasmar un sueño y ser felices. Cada vez son más las que desean mejorar sus ingresos o demostrar que siguen vitales. Son mujeres que quieren hacer replay a partir de los 50 para sentirse útiles, felices y plenas.

Una mujer adulta no puede resignarse a que el calendario gobierne su voluntad y decida su futuro. Si tiene temores o incertidumbre debe cambiar de actitud y llenar su mente de pensamientos positivos que la apasionen y la entusiasmen para aprovechar el futuro que tiene por delante.  Lo importante es que tenga presente que para disfrutar plenamente el futuro es necesario que erradique de su mente los pensamientos negativos que sabotean su voluntad de reinventarse para volver a emprender una actividad. Es esencial que instale en su mente pensamientos positivos que la estimulen a crear, imaginar y desarrollar proyectos que potencien sus energías e incrementen su autoestima.

Ernesto Sandler

What's Your Reaction?

like
0
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0